lunes, 18 de julio de 2011



Cuando llueve

parece que los sentidos bajaran

a la raíz del cuerpo


como si el agua

nos reflejara su recorrido

hasta limpiarnos

de todo mal


como un gran tacto a cuentagotas por la espalda

que escribe sensaciones

en el cuerpo



como el amor.




3 comentarios:

  1. estás afiladísima, Lore, con la poesía
    con las palabras
    con los lugares en que ubicás una atrás de otra,
    como cuando un niño se sienta en el piso
    y juega
    a ordenar sus cosas por todo el piso.
    Me alegro un montonazo por esta nueva actitud, por animarte a salir!
    un beso:
    gringo!

    ResponderEliminar
  2. Grin! Gracias!
    bonita imagen la de niño jugando. Tiene mucho de eso.
    Gracias por las flores!
    Abrazos!

    ResponderEliminar