sábado, 16 de julio de 2011



Los lobos vienen

tercamente convencidos de que su noche atacará a la presa.


Acechan la carne “mal muerta”

apuntan sus miradas con el registro del cazador acostumbrado.


Pinches tiranos, miedos del Hombre.

Son la construcción ambiciosa

del animal juicioso,

el colonizador de mundos

el docto

el insuperable.



Hemos parido lobos con mala sangre.

Hemos creado a la bestia que no era.

Hemos nacido ayer con la oscuridad azul

para enfrentarla con maestría.



Vivir consiste en caminar con las sombras

amarradas al cuello

en la sintonía del equilibrio.




3 comentarios:

  1. Éste es genial Lo. Y lo digo otra vez: tu poesía es clara, simple, profunda, cierta. Gracias x darla ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juli! me abrazan tus palabras!

    ResponderEliminar
  3. Te abrazo en mis palabras amiga! Espero nos crucemos el miércoles por el taller ...

    ResponderEliminar