jueves, 9 de mayo de 2013




No le debo a nadie el mapamundi de los sucesos
Me debo a mí la certidumbre del eterno amanecer









Escribo porque lo que más me cuesta son las palabras 

para darle una forma menos caótica al adentro 

para construir una subjetividad menos imposible 

como es esto de llevarse tan puesto 

así de vida