miércoles, 19 de junio de 2013



Acaso uno nunca sabe lo que sabe cuando asomamos a la ventana
que el infierno y los paraísos son nuestros cuando nos amamos la médula
que no hay caída más linda que pararse de nuevo y mirarse a la cara
en ansiosa paciencia
de nutrirnos en brillo
los ojos